¡¡¡¿¿¿Pero qué coño???!!!

Como todos aquellos que se encuentran enfermedades raras sin comerlo ni beberlo (lo que más jode es no beberlo,la verdad) los escleróticos también se preguntan ¡¡¡¿¿¿pero qué coño???!!!

¿A quien he cabreado en otra vida para que me toque esta lotería?. Porque sí,amigos, es una lotería para la que no sabías que llevabas papeletas. A veces piensas que en otra vida debiste ser una grandísima hija de puta, de esas que saben que estás a dieta y se pide un helado triple de chocolate, con chocolate fundido y virutas de chocolate y te pregunta ¿quieres? y a la  que le  contestas de forma educada que no (cuando lo que realmente piensas es que ojalá le de una cagalera y estés un mes a base de sueros).

Pero no, es una cosa que podía pasar, quizás poco probable pero  era una opción (que en realidad es más fácil que te toque el sueldo nescafé, pero no eres así de afortunada). No quiero que penséis que soy una frívola, que me tomo este “chollazo” a broma, ni mucho menos, pero visto desde el punto  de vista de una persona sin filtro ni criterio y un poco excéntrica (tengo daño cerebral, qué esperabais ) a la que nadie sabe darle una explicación que entienda (no porque no entienda me dan mil) y puesto que tardas un tiempo en aceptar tanta fortuna en tu vida, pues esto es lo que hay.

He de reconocer que yo soy una de esas personas resilientes, de esas que siempre encuentran algo bueno a las putadas de la vida (si, de esas que te dan un poco de asco porque tu les dices que mierda por esto y ella te saca algo positivo que te cabrea. Esa soy yo.) Pues teniendo en cuenta eso y que procuro reírme cada día de mi vida, a poder ser a carcajadas, he de reconocer que en ocasiones es muy complicado sacar algo positivo de la experiencia de ser esclerótica.

Quizás lo mejor que se puede sacar de esta relación que sabemos que durará toda la vida (que si Mariano legaliza el divorcio entre personas y esclerosis, seré la primera en apuntarme, que nadie se confunda) es que te obliga a tomarte la vida con más calma, así como si vivieras en el caribe, como el del anuncio del ” Me estás estresando…” y aunque al principio puede ser,de hecho es, muy frustrarte, una vez que consigas pillar el ritmo puedes comerte el mundo… despacio, pero se puede.

P.D. Veis como soy de esas personas resilientes que dan asco, si es que a veces me doy coraje hasta yo, si no fuera porque me resulto una persona tan guay, una “escleroguay” ni me hablaría.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s