Cucú, ¿¿que crees que ves?? ¡Pues no!

Aprovechando que con los calores todo se magnifica (que por fin entiendo esa frase cuando la decían los de gran hermano) voy a seguir hablando de los problemas visuales, que tan de moda están desde mayo a septiembre. Como ya recordareis os presenté a la diosa griega diplopía, que a mi no me cae muy allá pero es super famosa en el mundillo, el mundillo esclerótico.

Comenzaré diciendo que yo, ya de serie, me veo menos que un gato de escayola con lo cual ya empezamos jorobando. Resulta que tengo un ojo vago, en consonancia con el resto de mi cuerpo, ese es el heredero de mi imperio (yo creo que esa fue la primera parte de mi cuerpo que fue esclerótico porque está ahí jodiendo, ni veo bien ni se queda en negro), y uno muy trabajador pero bastante miope (ese es adoptado, seguro, porque yo lo de trabajar regular) así que, y a modo de resumen soy como Hans Topo de los Simpson pero mucho más guay, eso sin contar el uniforme de esclerótica que me han calzado ahora. Ahora que lo pienso, sino fuera porque sería algo muy retorcido, parece que le he  hecho alguna putada, pero de las tipo Jackass a mi cuerpo para que aproveche cualquier circunstancia para putearme porque sino no se explica.

Bueno, pues si mezclamos todo lo anterior, con uno de los días de calor que lo flipas que hace en la provincia de Alicante, y claro la esclerosis, esa es la receta de “A partir de las 4 de la tarde no me veo un pijo en su jugo liofilizado” Huelga decir que estas circunstancias tiene alguna que otra pega, así pequeñas, por ponerte quisquillosa, vale, ya sabes, por ejemplo que no puedes operar a nadie (no soy cirujana ni nada, pero me hacía ilusión tener esa opción), ni ser francotirador, que tiene que ser una risa verme disparando entre los temblores y la vista (a los que dispare lo mismo no, pero por lo demás una risa), ni pilotar aviones, ni ser capitana de los soldados de la guardia imperial China… eso así de lo corriente. Como más extraordinario, que salvo vosotros poca gente hace, pues para leer es ciertamente incómodo (que tampoco es que lea mucho, estoy intentando sacarme la carrera con audio-libros, a ver qué tal se da. De momento regular) para ver la tele, que tampoco es un problema porque con la de relajantes que llevo un día de estos voy a parpadear tan largo que se me va a pasar la semana, y el conducir que si lo piensas fríamente tampoco pasa nada (eso de que te lleven por ahí tiene un caché) y que puede pasar como con lo de ser francotirador, que puede dar para unas risas (lo mismo a los que se crucen en tu camino, pues no, pero en youtube se tronchan seguro, que son muy cabrones).

He de decir que la primera vez que te pasa, y sabes que no vas borracha, te agobias un poco, porque como ves en 3D y claro llega un punto (si hace mucho calor) que no sabes si estás hablando con tu compañera de piso o con el frigorífico, así que si estás hablando con el segundo y tu compañera de piso te contesta por la espalda pues ya podéis imaginar… se ha rifado un infarto y te a tocado a ti, llevabas todas las papeletas. También hay que tener en cuenta el momento Risto Mejide, es decir, vamos con las gafas de sol hasta en la ducha, que como tengas muy buena iluminación en el baño te dará la sensación de que te estás duchando en medio del desierto a las 3 de la tarde, es ciertamente molesto, pero la verdad que lo que más me molesta es lo de no poder operar a nadie ahí en plan Anatomía de Grey  ( el Dr Nick Riviera se me parecería más) ya me veía ahí toda puesta de uniforme de quirófano  (que tiene que dar un calor que flipas, me broto solo de pensarlo) y diciendo toda chula “Es un bonito día para quitar hemorroides”

Yo he descubierto que si me quito las gafas (o las lentillas, según el día) este fenómeno meteorológico se me alivia, pero claro no me veo un petardo, así que tenemos un pequeño problema ahí, ya se ha dado el caso de creer estar hablando a mi perra Lola, pensando que está tumbada y estar hablándole al cubo de fregar o a la aspiradora robot si tiene las luces apagadas (la aspiradora, no la perra) y de pronto ponerme las gafas y no estar el pobre animal ni en la misma habitación, que me mira con cara de “¿qué te está pasando? tu antes molabas” y luego se lame el culo, lo que para mi le hace perder credibilidad.

No debe cundir el pánico con este tema, ya que salvo algún brote verde (si eres de los escleróticos ecologistas) o brote multicolor (si eres esclerogay), bueno los colores de los brotes os los elegís vosotros, con los únicos que vamos a tiro hecho es con los eclerogóticos que esos van todo el tiempo de negro, lo cual en los meses de verano es menos práctico aún que el resto del año, eso si, pegan con todo o eso dicen del negro (no me había dado cuenta con todo lo que rima la palabra esclero, vale pa tó) es algo que cuando van llegando las navidades ya se ha pasado, no terminaréis vendiendo cupones ni nada, si no es que lo hacíais antes.

 

Resultado de imagen de hans topo

Resultado de imagen de Dr Nick Riviera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s