¿Quién coño quiere ser normal? 

Últimamente  estoy leyendo en las redes sociales a un montón de escleróticas/os quejarse amargamente o enfadarse cual “cani” al que le han dicho que Camela son los padres, de que sus neurólogos les han dicho que hagan “vida normal ” y que se están dando cuenta de que esa “vida normal” pues no se puede llevar.

Primero habría que contextualizar lo de “vida normal”, que como imaginaréis no es igual para todos. Cuando tu neurólogo te dice que hagas “vida normal” yo he intuido que se refiere a que no te metas en casa y te dediques a regodearte de tu tristeza que, si por otra parte, ese era tu rollo y te habías quedado sin excusas, pues esta te viene al pelo. Pero claro, cuando un esclerótico oye “haga usted vida normal”  piensa pues vida normal, lo que yo hacía antes,  trabajar 50h a la semana, ir a spinnig a darlo todo 3 veces por semana y pasarme el finde de fiesta, lo normal, vamos. Que es posible que tuvieras un trabajo de 20h, que lleves meses sin salir de fiesta y que no hayas pisado un gimnasio en tu vida, pero ahora hay que  hacerlo  porque es “lo normal” y es lo que hace todo el mundo y,  además ¡¡¡es lo que más te recomienda todo dios!!! aunque hasta ahora fueras un coñazo de persona, da igual , desde que eres esclerótico tienes que ser la polla, así sin tapujos. Porque si no eres la polla te van a mirar como un pobre esclerótico incapaz de disfrutar la vida, así que te vas al Sprinter más cercano (si te va más Decathlon no te voy a juzgar) te compras toda la equipación para todos los deportes (porque empiezas a darle a todos los palos) ya que todo lo que oyes pues es “correr a mí me fue genial ” pues tú a correr (o a hacer el ridículo mientras lo intentas) te compras cinta del pelo y todo, a lo profesional, otro te dice “pues a mí nadar”, la otra ” pues a mí el yoga”, “pues a mí el pilates” y así sucesivamente, que tú te quedas mirando a ver si alguno dice “pues a mí ir de bares ” para poder lucirte, pero no. Debería de aclarar que los no escleróticos (la gente normal) no hacen todo eso, vosotros (los que aún conservéis los amigos, que esa es otra historia) sabréis qué amigos lo hacen y quienes no porque lo suelen colgar en facebook, pero por alguna razón que seguramente será producto de nuestra mala baba y un afán de superación que no sabíamos que teníamos pues ahora queremos ser lo más.

Es curioso esas personas que hasta el diagnostico eran personas sedentarias, pero de las de sedentario profesional diplomado y de pronto se frustran porque quieren hacer deporte al ritmo del los no escleróticos  y no pueden, (una reflexión así tonta que se me ocurre: aunque no fueras esclerótica/o, si no has hecho deporte desde el colegio, pringarías igual.La esclerosis ahí ni pincha ni corta) pues también tienen que estar en lo que toca, no te vas a levantar una mañana darte 2 carreras y convertirte en Usain Bolt.

He de reconocer que las/los propias/os habitantes de esclerolandia somos bastante responsables de estas extrañas circunstancias a la hora de “hacer vida normal” porque en nuestro afán de encontrar una explicación que nos convenza de porqué carajo nos ha tocado esta emocionante aventura nos metemos en cualquier página, que nos dicen cualquier cosa del tipo “no tomes gluten” o “es la lactosa” o la más cruel de todas (se me pone el bello de punta e pensarlo) no bebas alcohol (darme un segundo que me reponga, se me están saltando las lágrimas de tristeza) y claro, pues nos tiramos de cabeza a ello, sin pensar (tranquilos que luego se pasa) y con el tema de la healthy party pues igual, se pasa a ser esclerovigorexico.

No estoy haciéndo  una crítica a los compañeros de fatigas que han encontrado en el deporte su válvula de escape , ni mucho menos, porque ellos han encontrado la forma de darle un sentido a su  nueva vida para hacerla “normal”, un sentido agotador, pero un sentido. Es de lógica que no todos vamos a estar en el mismo rollo, sino habría un atasco de escleróticos haciendo todo tipo de deporte y escalando montañas ( al final nos pondrían un impuesto o algo así), algunos hacen tutoriales con sus truquis, otros escribimos hermosos post en nuestros blogs y otros, simplemente, se dedican a ejercer de escleróticos sin más ambición que la de llevar una vida “normal “, todo vale.

No es de recibo que, encima que estás esclerótica/o perdida/o, frustrada/o porque a veces ya no eres aquel (como decía Raphael) y te estás conociendo (que es muy cansado) y que te dicen que llevar una rutina marcada es lo mejor pero no te cuentan (los muy mamones) que hay que ir añadiendo cosas a la rutina que es un sin fin (parece que hayamos entrado en bucle), que estamos que no nos encontramos y que cuando nos encontramos nos toca lidiar con algún que otro personaje unineuronal como para tener que estar comparándonos entre nosotros.

Hacedme caso y disfrutad de ser únicos, somos exclusivos, y no tenemos porqué cumplir las expectativas de normalidad, debemos dejar de querer ser normales como el resto del mundo, y dedicarnos a disfrutar de nuestra nueva condición de ser la polla. Porque si aún con toda la mierda que tenemos que llevar a cuestas muchos días aún tenemos ganas de reír ¿quien coño quiere ser normal? 

normalYo soy aquel,Raphael

6 comentarios en “¿Quién coño quiere ser normal? ”

  1. Yo creo que cuando te diagnostican te vuelves más autoexigente, tienes que comer más sano, hacer más deorte, ser mejor persona, más simatico y no digo que eso esté mal, ero a veces creo que nos edimos demasiado.
    Me alegro mucho de haberte conocido a través de la asociación, aunque no sea personalmente y que digas las cosas tan politicamente no correctas

    Me gusta

    1. Hola! . En realidad creo que nos volvemos un poco locos, pero luego se nos pasa (más o menos 😜). Espero verte en el próximo evento de la asociación.
      Muchas gracias por leerme!!! 😁

      Me gusta

  2. Lo que me he reído… pero yo nunca he deseado ser igual a nadie, ahora soy más original que nunca pero si deseo vivir sin llamar demasiado la atención y esta parte que compartimos es muy muy chillona.
    No creo en general en “normal” más bien mayoritariamente común…
    Y si estoy contigo con la vorágine de cosas que aconsejan de forma frenética: yoga, pilates, natación, sin derivados lácteos… es inevitable que cuando sientes como pierdes algo (equilibrio, vista…) saltes a intentar abarcarlo todo… me incluyo, pero cuando ves que no, aprendes a ir reservándote también.
    Sin más, eres la polla.
    Un besito 😘

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s