Hola, soy la sra X, me gusta leer, los paseos por la playa y soy esclerótica.

Hola, niñas/os de mis ojos. ¿Cómo os van tratando los calores y este tiempo loco? He de decir que a mi me tienen que ni frío ni calor 😉

Hoy tengo la neurona que se ha quedado encasquillada en una idea, y ha hecho piña con sus colegas las dendritas y no me dejan pensar en otra cosa (no, no es cerveza, aunque ya va siendo hora del aperitivo… no, no, ¡que me lleváis por el mal camino!)

Bueno, la neurona está ahí pensando en la siguiente cuestión dirigida a las/os escleróticas/os solteros: Cuando conocéis a alguien que os puede gustar ¿le soltais lo de “Hola, soy la sra/el sr X , me gusta leer, los paseos por la playa y soy esclerótico” o sois de los que os lo calláis como cabronas/es?

Lo mismo a vosotros os parece una soberana estupidez (a ver, soy yo, no sé de qué os sorprendéis) pero yo me he quedado ahí pensando un buen rato… como 5-6 meses o así. Porque yo, he de confesar que soy de las que, cuando conoce a alguien que le puede hacer tilín, pues lo cuenta. He salido así de honesta o imbécil, que tampoco lo tengo muy claro, la verdad. Hasta ahora, los resultados obtenidos no me dan para sustentar una teoría chula que exponeros, en realidad no me dan ni para calzar una mesa coja, por eso os lo pregunto.

Mi teoría para decidir ir en plan comando es la teoría única que sustenta mi vida, a saber: no tengo criterio ni filtro; no merece la pena mentir a la gente, por eso no van a decidir quedarse y no quiero reclamaciones judiciales por que el producto está defectuoso y no lo ponía en la etiqueta.

Entiendo que esa es mi teoría particular, pero el resto de escleróticos tendrán la suya propia. Si que es cierto, y con esto desvelo un miedo muy personal que me asaltó en el momento del diagnóstico (no es mi criptonita, por eso lo cuento) que era que si hasta ese momento no había tenido una pareja estable (lo de ser gilipollas e independiente hasta decir basta, no favorece para tener relaciones, la gente es más tradicional de lo que le gusta reconocer), ahora que había que añadirle al manual de instrucciones de esta Gremlin las teclas de la EM, que no son muchas pero que a la gente la da cosica (por lo menos, hay quien huye despavorida/o) pues estaba jodida y puesta a remojo.

No me equivocaba demasiado, la verdad, porque en algún momento de la conversación en la que todo va genial entra en escena lo que yo llamo el efecto Fiona (la princesa de Sreck) y es que pasas de ser una princesa con un tipazo que lo flipas, divertida, con un poco de mala leche y tal a que te de un reflejo raro de luz y te conviertas en un ogro verde, mono, pero ya no tienes el tipazo, por lo demás todo igual, y ya parece que pasas a la friend zone subida en un cohete de marca ACME.

He de decir, para ser justa, que también hay quien pasa de buscar princesas encantadoras y desesclerotizadas y quiere tías imperfectas pero reales, en las que las taras forman parte del paquete básico, que no todo el mundo será esclerótico pero si que van con sus taras (unos son tarados emocionales, otros tienen algún problema de personalidad…hay de todo) y después están los putos amos del masoquismo, que encuentras a su compañero de viaje entre su mismo colectivo de tarados, esos son los auténticos border line y los que me ayudan a no perder la fe en el ser humano… cuando la persona llega a la patata, la balanza se termina equilibrando.

Ante todas estas dudas que me llevan asaltando desde enero (que parece que fue ayer), como resultado de una “relación” que no llegó a evolucionar, que me enseñó una versión de mi que no me gustó nada, y que no se corresponde en absoluto con la realidad: me convirtió en una persona insegura casi sin darme cuenta.

He decido mantener mi estrategia de ser honesta, de no cargar a la persona que viene después con la cicatriz que dejó la que se marchó, darle tiempo al tiempo para que se difumine la parte de la EM en el fondo de la imagen y quede en el primer plano la parte guay (la parte gilipollas la dejo para la 2ª cita, que una tiene sus truquis) y que ser esclerótica solo es eso, no somos Sras y Sres Potato, no nos desmontamos por piezas por la noche (al menos yo, en los que usen pelucas,dentaduras y tal, pues eso es otro tema), ni el señor del juego Operando, que se nos sacan los órganos y si lo hacen mal se nos enciende la nariz roja (¿os imaginais, ahí en quirófano “vamos, tío que tú puedes, es solo un remplazo de cadera, vas super bien…” y de pronto MMEEEKKK, se le enciende la nariz?…jajajajajaja es que me lo estoy imaginado y me muero de la risa, ser gilipollas tiene estas cosas)

Me parece que me ha quedado una entrada un poco ñoña, pero en la variedad está el gusto (o eso dicen). El resumen es que, quien se tenga que quedar lo hará por ser quien eres, en general, con todo, que el mañana nadie sabe qué pasará (bueno, Sandro Rey dice que, por un módico precio de 2,25€/minuto el primer minuto, 1,75€ cada minuto adicional, te dice tu futuro… a mi me huele raro eso), que hay que darle tiempo a la gente a que ordene la información en su cabeza (recordad lo que nos costó a nosotros encajar las piezas del rompecabezas) y mientras tanto NO OS OLVIDÉIS DE SER FELICES, que eso atrae como la miel a las moscas.

Voy a tomarme una cerve (o un palé) para ver si la próxima entrada no me queda tan ñoña, que no me reconozco ni yo!!!

Un besazo, corazones!!!

 

 

2 comentarios en “Hola, soy la sra X, me gusta leer, los paseos por la playa y soy esclerótica.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s