Inicio Blog Escleróticos en tiempos del Coronavirus

Escleróticos en tiempos del Coronavirus

0
Escleróticos en tiempos del Coronavirus

Saludos, amigas/os de este subgrupo de seres humanos y allegados. ¿Cómo estamos sobreviviendo al COVID-19?

He de decir que yo bien, no me está resultando una agonía insoportable más allá de no poder sacar la perro con tanta infraestructura que la pobre Lola se queda durmiendo esperando.

A parte de ir por la calle como si fuera a operar al contenedor del reciclaje, la única pega que le estoy encontrando al confinamiento es el no poder ir al fisioterapeuta, por lo demás, me hacía falta una buena cuarentena para reducir mis niveles de estrés a la mínima expresión, lo que ya no me parece justo es que tenga que pasar por ella todo el mundo (literalmente), ha sido un poco excesivo, la verdad.

Como cualquier esclerótica que se precie, la llegada de esta pandemia me ha convertido en una diana con patas, o esa es mi sensación. No sé si a vosotros también os pasa pero cuando saco a Lola (que es lo poco que salgo a la calle), cuando veo venir a alguien por la calle no se me viene a la cabeza si será alguien normal o no, sino que me quedo mirando a ver si tose, o si lleva mascarilla, o si se cruza de calle… cualquier indicador que me asegure que no me va a contagiar ni la risa. Vamos, que estoy a medio minuto de llevar un táser para inmovilizar a cualquier incauto/a que no respete la distancia de seguridad.

pistola taser

Reconozco que todo esto es una paranoia de inmunosuprimida, no es que tenga que estar todo el mundo igual, a ver, supongo que habrá escleróticos más juiciosos y menos estrambóticos que yo (aunque yo no los conozca). Pero claro, la cosa es de película de terror en condiciones normales, así que con el sistema inmunológico venido abajo, pues es parecido a la saga de Viernes 13 (con su máscara y todo) el loco puede aparecer detrás de cualquier esquina.

La cosa estaba claro que iba para largo, porque pintaba mal desde el principio, casi igual de mal que la restauración aquella tan famosa del Ecce Hommo, por lo que me pilla un poco a contra pie que la gente se vea tan sorprendida, total, solo les piden que se queden en su casa, con sus familias y que llegue el final de la cuarentena y aún se sigan queriendo, no es nada que ningún esclerótico profesional no haya pasado en algún momento de su vida, así que ¿a qué viene tanto drama?

drama esclerótico

Pero bueno, no vamos a entrar en aquellas cosas para las que ya tenemos el culo pelado los enfermos crónicos y que los pobres de la población normal no saben gestionar, eso da para otra entrada, y si me apuras para un libro.